Un dolor bonito

Todavía lloro mientras escribo, pero preferí hacerlo así para que fluyan las palabras desde mi dolor, no se preocupen es un dolor bonito, y lo amo, me encanta, porque duele tanto que me hace llorar con tantas ganas que puedo sacar y descansar, y también me encanta porque puedo diferenciarlo entre rabia, ira, pena o nostalgia, es dolor tal cual y aunque ya tenía otro artículo listo para este mes, lo he reemplazado hoy jueves 8 de Agosto, en el portal 8-8 por este texto, es un día muy especial en realidad y mueve mucha energía, aquí va la historia.

Esta semana tuve un episodio de mucha rabia, se fue el agua en mi casa y aunque no quiero profundizar les resumo que esto desencadenó una seria de hechos durante todo mi día, y generó mucho más trabajo, esfuerzo; trascendió a dos días que terminaron en agotamiento, cansancio y dolor físico. Generalmente sufro mucho de dolores en la espalda, es un caso delicado porque duele mucho por la zona de los hombros, espalda media, espalda alta y cuello, cuando presiono con los dedos toda la zona de atrás de mi cuello es un dolor que no puedo describir, estoy llena de “bolas”, también las llamo “montañas”, “piedras”, son masas; con tanto tiempo de esta situación he investigado y leído concluyendo que es una contractura muscular que genera una masa que causa mucho dolor, esto es consecuencia de varios factores como mala postura, tensión, estrés… y debe trabajarse de varias maneras para que afloje y desaparezca, pero no es nada fácil ni pasa en un sólo día, se debe tener mucha consciencia y disciplina.

Para esto uso una máquina masajeadora, me hago masajes yo misma con mis manos, he solicitado el servicio de masajes también, he usado las ventosas que son extraordinarias y me han ayudado mucho, y la mejor técnica de todas, de verdad, es hacer Yoga, no es sólo lo que ofrece a nivel espiritual sino que físicamente es espectacular. Pero bueno, el estrés es una de las mayores razones de nuestros problemas de salud y así fue como el dolor se incrementó considerablemente.

También el 24 de Noviembre de 2018 fui diagnosticada con Hipotiroidismo, lo cual asumí muy tranquilamente, siguiendo las instrucciones de mi médico especialista, sin drama, sin pensar, sin esperar, sin pretender, simplemente haciendo cada día lo que tengo que hacer, tomar el medicamento antes de desayunar y ya, además le hablo al medicamento con mucho amor y me siento afortunada por vivir este proceso que me está enseñando y mostrando algo importante para sanar. Con mis propios conocimientos y yo misma haciéndome terapia, hice todo el análisis de esta condición, la estudié, la reflexioné y comencé a trabajar en mi Chakra 5 -garganta-; qué sucede, qué me falta decir, qué no estoy expresando, cómo me estoy comunicando etc.

Justamente todo el tema del cuello también está relacionado con este Chakra, entonces garganta, cuello, hombros, podemos “atar cabos” como decimos en Colombia.

Después del disgusto de esta semana, en el cual me sentía de muy mal genio pero no lloré y no hablé al respecto, y después de varios días hoy tuve mi espacio de conexión, Yoga y Meditación, porque estaba literalmente desesperada y necesitaba hacerlo y por supuesto que lo disfruté demasiado. Al terminar me dolió mucho el estómago, era un dolor raro, como cuando comienza la gastritis, casi no podía estar derecha y me costaba respirar, entonces empecé a masajear mi estómago y de ahí pasé a la espalda, encontré montañas de piedras gigantes y el cuello muy mal. Mucho dolor.

Mi cuerpo estaba colapsando. Y fue justo ahí cuando llegó la información.

Boca del estómago y corazón – Chakras 3 y 4 respectivamente-, rabia, dolor en el corazón, impotencia, falta de control, tres chakras seguidos incluyendo el de la garganta, todos conectados. Comencé a preguntarme, qué tengo, qué me molesta, porqué tengo tanto enojo, y no salía y no lloraba, pero comencé a respirar más fuerte, estaba ahogada, así que me tuve que obligar, qué tienes, qué te pasa, qué te tiene tan molesta, porqué tienes tanta rabia, una y otra vez y así poco a poco, no tan fácil ni tan rápido ni tan fuerte como otras veces en mi vida pero finalmente salió el río de lágrimas. He llorado fácil durante mi vida y me sorprendió que esta vez no fue así, no quería llorar. Mi mente comenzó a visualizar cada circunstancia de mi vida actual, y sentía no esto no es, esto tampoco, hasta que llegué al punto, y se destapó, y es algo que jamás hubiese imaginado, creí que lo estaba manejando bien, no sentía nada al respecto, lo llevaba tranquila, sin afán, todo a su tiempo, pero no, resulta que si me causa rabia y frustación no poder realizar uno de mis más grandes sueños por el que he trabajado muy fuerte por muchos años, y cuando comencé a hablarlo mientras lloraba, a decir fuerte me siento frustrada, no quiero que sea así, quiero conseguir mis metas y objetivos, salía más y más. Y efectivamente, el dolor en el estómago desapareció cuando dejé de llorar. Estaba muy molesta con toda esta situación y lo estaba acumulando.

El cuerpo nos habla, el cuerpo puede sanar. No quiero decir nada más, simplemente sentí que necesitaba compartirlo porque pasó tal cual y estoy segura que puede servirles para su proceso personal de sanación y podrán sacar sus propias conclusiones para cada caso, yo ahora me siento más tranquila y con la mente más clara. Sacar hace falta y libera y me siento más liviana.

Pueden compartirme sus opiniones en los comentarios o incluso si han tenido experiencias similares o preguntas sobre los chakras y cómo sanar aquí estoy para ayudarles.

Gracias infinitas por leerme.

Diana Cardona

4 comentarios de “Un dolor bonito

  1. Paola dice:

    Buenas tardes porque se me dificulta entender mis propias emociones en el momento de sentarme y preguntarme cómo me siento? Que pensamientos tengo? No veo no siento no sé qué emoción es y aveces haciendo yoga May siento un poco de rabia y aveces siento ganas de llorar pero no sale y también soy muy llorona !!!! Gracias

    • Diana Cardona dice:

      Hola Paola, me encantó tu comentario, muchas gracias!!! Yo soy super llorona también y me fascina, antes no era así, pensaba que estaba mal ser tan sensible y llorar por todo, pero decidí dejarme fluir y aceptarme tal y como soy, incluso admirarme y sentirme orgullosa porque esas cualidades me hacen única y diferente y lo que más me gusta es no ser igual a todos los demás porque esto me lleva a pensar, a cuestionarme, a salirme del patrón y sobre todo de las creencias que nos imponen. Así que ten un poquito de paciencia contigo misma, estás en un proceso y es totalmente normal sentir angustia, ansiedad, desespero, rabia, confusión. Mi mejor recomendación siempre será respirar, respira antes que cualquier cosa y después de cualquier cosa, es decir, sea como sea que te sientas o lo que necesites, para un momento, cierra tus ojos y respira, inhala y exhala, despacio, después de esto, sonríe, muy grande sonríe, y después de esto, pide ayuda, pregunta, habla en voz alta y realiza tu pregunta o tu petición, y no hagas, no pienses, no hables, sólo recibe. Un abrazo y sigue adelante que estás pasando justo por donde tienes que pasar para sanar.

  2. Melizza Raudales dice:

    Buenas noches diana de verdad que este blog me encanto me sentí tan identificada que empecé. Llorar cada que leía un párrafo de verdad que a veces por orgullo y no llorar no los liberamos de cosas que tenemos en nuestro interior aveces es bueno llorar yo soy una persona muy espiritual y creo mucho en Dios y en el espíritu Santo o como decimos en la congregación que asisto el ruaj hakodesh siempre que me siento así trato de buscar de cualquier forma sentirme en paz pero dura solo un momento y vuelvo a sentirme cansada y frustrada… Voy a hacer este ejercicio porque también siento esas horrible montañas en mis hombros y me duele al respirar. También ayer me dio una migraña horrible casi me desmayo del dolor. De verdad creo que no es casualidad que allá leído este blog yo sé que fue algo mas… Bendiciones SHALOM

    • Diana Cardona dice:

      Hola Melizza, de todo corazón te doy las gracias por tus comentarios, me siento afortunada por llegar a tu vida en este momento tan importante en donde estás viviendo un proceso de sanación y despertar espiritual, es maravilloso que lo estés viviendo. Como he dicho no es fácil, pasamos por momentos duros y dolorosos, pero es parte del proceso y si lo comprendemos es más fácil de procesar. Esto lo puedo ver en tu situación con los hombros y en la cabeza con tu migraña. Y como dices no es casualidad el encuentro con esta publicación y espero que en algún momento nos podamos ver en consulta para que profundicemos más, por ahora te recomiendo mucha meditación, yoga, y puedes usar cuarzos específicos para Chakras 5, 6 y 7, los pones sobre la zona afectada y entrega el dolor a los ángelitos para que se vaya. Un abrazo para ti!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

error: Content is protected !!