Te saludo, el nombre que elegí para presentarme al mundo es Diana Luna, porque siempre he sentido una conexión muy especial con la luna, soy muy sensible y emocional y como quizás sepas ya, en la mitología Romana Diana era la Diosa de la naturaleza relacionada con los animales y los bosques y luego pasó a ser la Diosa de la Luna reina de la fertilidad.

Soy Publicista y he ejercido mi profesión desde el año 2002 en su mayoría dedicados al Marketing Digital; en la actualidad estoy en el negocio de las Pantallas digitales y de los equipos de innovación. 

También practico Yoga desde el 2004 y así inició mi camino espiritual con un llamado a sanar mi vida de muchas situaciones que no me hacían feliz; este llamado comenzó cuando estaba estudiando en la Universidad analizando la película Matrix y así comencé a conectarme con mi misión, fue llegando más información y los maestros necesarios para mi aprendizaje. En este proceso me certifiqué como Terapeuta Espiritual, me preparé para ser Instructora de Yoga y me capacité para trabajar con oráculos o cartas de Ángeles haciendo canalizaciones y entregando guía e información divina. Todo esto se convirtió en un gran sueño y ahora mi realidad llamada Espíritu Once, una comunidad creada para apoyarte en tu proceso de despertar espiritual desde la conexión con los Ángelitos y la Numerología y puedes conocer todos los servicios que te ofrezco aquí.

He participado en eventos en Colombia y algunos internacionales dando conferencias sobre meditación y colaboraciones en diversos talleres de esta misma línea, puedes ver algunas transmisiones aquí.

Espero que disfrutes de todos los contenidos que escribo y realizo con mucha dedicación, navega por toda la página para que puedas conocer más sobre lo que hago, disfruta del canal de Youtube con los vídeos de clases y charlas, visita las redes sociales para que realices el trabajo diario de sanación y los retos de 11 días, y realiza los cursos para intensificar el proceso y ver los resultados con mayor comprensión.

Deseo que tu camino se convierta en un estado permanente del más puro amor.

Namasté.