Novena de la prosperidad clic aquí.

 

Magnificat

Glorifica mi alma al Señor y mi espíritu se llena de gozo, 
al contemplar la bondad de Dios mi Salvador. 
Porque ha puesto la mirada en la humilde sierva suya y ved aquí el motivo porque me tendrán por dichosa y feliz todas las generaciones. 
Pues ha hecho en mi favor, cosas grandes y maravillosas, él que es Todopoderoso y su nombre infinitamente santo, cuya misericordia se extiende de generación en generación, a todos cuantos le temen. 
Extendió el brazo de su poder, y disipo el orgullo de los soberbios, trastornando sus designios. 
Desposeyó a los poderosos y elevó a los humildes. 
A los necesitados los llenó de bienes y a los ricos los dejó sin cosa alguna. 
Exaltó a Israel su siervo, acordándose de él por su gran misericordia y bondad. 
Así como lo había prometido a nuestro padre Abraham y a toda su descendencia por los siglos de los siglos.
Amén

 

Oración de sanación de los recuerdos

Padre Emiliano Tardif

Padre de bondad, Padre de amor, yo te bendigo, te alabo y te doy gracias porque por amor, nos has dado a Jesús.

Hoy, Padre, quiero presentarme: me conoces por mi nombre. Tú conoces mi corazón y todas las heridas de mi historia. Tú sabes todo lo que he querido hacer y no he hecho. Tú sabes lo que he hecho y el daño que me han hecho. Tú conoces mis límites, mis errores, mis traumas y los complejos de mi vida.

Hoy Padre, te pido, por el amor de tu hijo Jesús, que derrames tu Espíritu Santo sobre mí, para que el calor de tu amor sanador penetre hasta lo más íntimo de mi corazón. Llénalo de tu paz. Sé que al amor expulsa en miedo. Entra en mi vida y sana mi corazón.

Dame un corazón generoso, compasivo, amable y lleno de bondad. Dame un corazón nuevo. Dame los frutos de tu espíritu que son: Amor, Paz y Alegría. Que yo pueda vivir sin complejos no traumas con los seres que amo. Todo esto con la ayuda de María Santísima.

Te doy gracias, Padre, por lo que haces hoy en mi vida. Te doy gracias con todo mi corazón porque eres Tú quien me sana, me libera, rompe mis cadenas y me devuelve mi libertad.

Gracias Señor porque soy templo de tu espíritu. Te doy gracias por el don de la Fe y por el Amor que has puesto en mi corazón.

Bendito y alabado seas siempre señor!!

 

Oración al Espíritu Santo

Oh Espíritu Santo,
Amor del Padre y del Hijo
inspirarme siempre
lo que debo pensar,
Q lo que debo decir,
como debo decirlo,
lo que debo callar,
como debo actuar,
lo que debo hacer,
para la Gloria de Dios,
bien de las almas,
y mi propia santificación.
Espíritu Santo
dame agudeza para entender,
capacidad para retener,
método y facultad para aprender,
sutileza para interpretar,
gracia y eficacia para hablar.
Dame acierto al empezar
dirección al progresar
y perfección al acabar.
Amén