Necesito perdonarme y perdonar

Cada vez que pienso en la palabra «perdón» me quedo en silencio un largo rato, es algo extraño, porque debo pensar mucho sobre su significado, pero también es algo maravilloso porque significa que tengo un trabajo de perdón que hacer en mi.

Para escribir este artículo lo primero que hice fue buscar en el diccionario (#Wikipedia en este caso) el significado de la palabra Perdón:

El perdón es disculpar a otro por una acción considerada como ofensa, renunciando eventualmente a vengarse, o reclamar un justo castigo o restitución, optando por no tener en cuenta la ofensa en el futuro, de modo que las relaciones entre ofensor perdonado y ofendido perdonante no queden mas o menos afectadas. El perdonante no «hace justicia» con su concesión del perdón, sino que renuncia a la justicia al renunciar a la venganza, o al justo castigo o compensación, en aras de intereses superiores. El perdón no debe confundirse con el olvido de la ofensa recibida. Tampoco perdona quien no se siente ofendido por lo que otras personas considerarían una ofensa. Tampoco perdona quien deja de sentirse ofendido tras las explicaciones del presunto ofensor que hacen ver la inexistencia originaria de ofensa alguna.

Esto me pareció bastante interesante, porque dice «renuncia a la justicia al renunciar a la venganza o al justo castigo», es decir que quien perdona se libera, entrega y para mi también olvida. Cuando pienso en la palabra perdón, en el hecho de perdonar y en las formas en las que yo he perdonado pienso que de muchas maneras sí he olvidado. En este orden decidí buscar los antónimos de la palabra perdonar, algunos son:

Acusar, Ajusticiar, Castigar, Censurar, Condenar, Culpar, Dañar, Desaprobar, Eliminar, Reprobar.

Todo esto me lleva a comprender que cuando no hay perdón estamos en un proceso interior viviendo emociones de dolor, es un proceso muy personal porque son emociones que provienen del miedo desde dos vertientes:

  1. Miedo a no tener el control de la situación y el control del otro, de lo que la otra persona hace.
  2. Miedo a aceptar que lo que pasó era exactamente lo que tenia que pasar para un aprendizaje personal. Es decir, miedo a soltar porque se está viviendo desde el apego.

Siguiendo esta misma linea esto me dice que perdonar está única y exclusivamente bajo nuestro poder, porque es algo que sale de nuestro interior, el perdón es una emoción, no es algo material, y se basa en una emoción de miedo. Como ya lo he explicado antes sólo existen dos emociones base: el amor y el miedo, si no vivimos desde el amor lo estamos haciendo desde el miedo y de allí se desprenden todas las emociones no tan positivas para nuestra vida, como son la rabia, la angustia, la ira, la ansiedad, la negatividad… Si no siento amor no puedo tener la capacidad de perdonar. Si me invade el dolor, la rabia, la ira y demás, entonces estoy viviendo desde el miedo, si vivo desde el miedo es imposible perdonar, ¿tienes algo pendiente por perdonar?

¿Entonces qué pasaría si vivieramos desde el amor?

Cuando vivimos desde el amor nos invade una sensación de paz, de gozo, de comprensión y de compasión; la compasión a su vez nos permite comprender que podemos equivocarnos, porque ser compasivo es tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro; experimentar su dolor, comprender que somos seres transitando por una experiencia terrenal aprendiendo y tratando de hacer lo mejor que podemos con la información que tenemos, con las enseñanzas que se nos han dado.

Significado de #Wikipedia: La compasión es un sentimiento humano que se manifiesta desde el contacto y la comprensión del sufrimiento de otro ser. Más intensa que la empatía, la compasión es la percepción y la compenetración en el sufrimiento del otro, y el deseo y la acción de aliviar, reducir o eliminar por completo tal situación dolorosa.

Yo he cometido muchos errores. Me he tenido que perdonar. He tenido que perdonar.

He vivido procesos de perdón gigantes con situaciones muy difíciles durante toda mi vida; he sentido dolor, incapacidad, ansiedad, impotencia pero sobre todo mucha, mucha rabia (Aprendí a iluminar mis sombras, a no vivir desde el ego, a soltar los apegos, a amarme con locura y sólo allí pude perdonar). Perdonar me costó un gran entrenamiento, paciencia y constancia, el uso de la Meditación y el Yoga son claves para lograr sentir paz. Ya siento paz porque aprendí el hermoso arte de perdonar.

Estas prácticas nos ayudan a vivir en el ahora y vivir en el ahora es conectarse desde el amor. Si vivo en el ahora no necesito recordar lo que sucedió, ya pasó y ya no se puede cambiar. Las experiencias pasadas me permiten corregir y sólo para esto debo recordar, para corregir, para no repetir, pero ya pasaron y viviendo en el ahora tendremos la conciencia plena sobre lo que hacemos hoy para corregir desde hoy nuestro mañana.

Estas prácticas me enseñaron a amarme a mi misma, tuve que hacerlo en mi para poder hacerlo con los demás. Tuve que aprender a amarme con verdadera locura, ¿cómo lo hice? Investigué más sobre mi, sobre quién soy y para qué estoy aquí. Cuando lo hice sentí compasión, esto fue realmente espectacular porque logré verme con ojos de profundo amor; esta compasión se extendió hacia los demás.

Recuerda que cada persona que llega a nuestra vida es un gran maestro, y es el reflejo de lo que somos, eso lo explica la Ley del espejo. Cuando logres sentir compasión por ti, podrás sentir compasión por los demás. Practica el amor propio, agradécete por lo que pasó, sé compasivo contigo y poco a poco sin que te des cuenta podrás perdonar a los demás.

Diana Cardona

6 comentarios de “Necesito perdonarme y perdonar

  1. Stella dice:

    Gracias, muchas gracias, si hay algo que pensé que había perdonado pero no lo e olvidado, creo que por miedo a que me vuelva a pasar, así que trabajaré sobre este tema, abrazos de luz

    • Diana Cardona dice:

      Stellita bella, me encanta que comprendas que la base está en el miedo, porque con esta claridad lo vas a poder sanar con mayor facilidad y rapidez, vas por el camino, no te juzgues y ten mucha paciencia, recuerda, mucha compasión. Un abrazo grandote!

  2. Ximena dice:

    Buenas Dianita q pena un poco tarde leyendo tus buenas enseñanzas ,pero la verdad nunca es tarde para nada es lo q creo y espero .Te cuento q me hiciste llorar leyendo pero siento y se q tengo miedo y mucho quizas a todo ,por lo q me he dado cuenta . Tengo momentos de rabia , envidia y demas pero soy conciente de q debo cambiar y sobre el amor siento en momentos desamor en mi y por su puesto hacia los demas .Quiero una ayuda .Gracias de antemano

    • Diana Cardona dice:

      Ximena, nunca es tarde, cada cosa sucede en el momento perfecto! Estoy aquí para ayudarte y no dudes en consultarme lo que necesites, lo que te quiero dejar hoy es que el miedo no es malo, no lo veas como tu enemigo, míralo como tu amigo porque te está ayudando a ver, es maravilloso que puedas tener claridad que tienes miedo de todo y eso te genera esa rabia, envidia, angustia etc. Cuando dices quiero ayuda es la decisión más hermosa que pudiste tomar, es aceptar y levantar la mano para que de alguna manera llegue esta ayuda y puedas cambiar esta situación, estás buscando ser feliz, quieres ser feliz. Yo quiero que abras tu corazón a las ayudas posibles: Coaching, guías espirituales, la oración, la meditación, Yoga, pedirle a los Ángeles, cuarzos… siente en tu corazón cuál sería la herramienta ideal para sanar tu vida, búscala, pídela, y verás como el Universo va abriendo las puertas y van llegando los maestros. Un abrazo y para adelante, yo sé que tu puedes!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
7 − 1 =


error: Content is protected !!