Sal del Himalaya: Contiene eones de luz almacenados en ella. Limpia los Chakras y los cuerpos energéticos del ser. Purifica espacios y protege de influencias externas, absorbe y cambia energías negativas, alejándolas y transmutándolas.

Ágata de encaje azul: Calma y refresca. Paz mental. Libre expresión. Neutraliza emociones. Libera juicios. Verdades espirituales. Viejos patrones.

Ágata Musgo: Refresca el alma. Autoexpresión. Nuevos comienzos. Libera bloqueos. Confianza. Esperanza. Miedos enraizados.

Angelita: Ángeles. Conciencia. Paz. Hermandad. Compasión. Eleva la percepción. Decir la verdad. Canalización. Renacimiento. Sanación.

Aventurina: Sanación del corazón. Salud en general. Disuelve las emociones. Liderazgo. Irritación. Compasión.

Citrino: Limpia y regenera. Poder personal. Abundancia. Éxito. Alegría. Generosidad. Revitaliza la mente. Creatividad.

Crisocola: Comunicación asertiva. Limpia y estabiliza el hogar. Fuerza interna. Alivia la culpa. Serenidad. Alinea con lo Divino. Capacidad de amar.

Cuarzo Cristal: Ilumina. Amplifica. Equilibra. Almacena. Filtra. Contiene todos los colores. Libera. Limpia. Maestro sanador. Propósito espiritual.

Cuarzo rosa: Amor incondicional. Paz infinita. Cambios. Curación profunda. Traumas. Crisis. Facilita el perdón. Linera penas.

Cuarzo Turmalinado: Libera tensiones. Armoniza opuestos. Sanar la sombra. Autosabotaje. Resolución de problemas. Armoniza Chakras.

Dolomita: Equilibrio interno. Supera la soledad. Conductas negativas. Viejos hábitos. Pesadillas. Claridad de pensamiento.

Howlita: Insomnio. Relajación. Vidas pasadas. Entre vidas. Paciencia. Absorbe la ira. Supera la crítica. Calcio. Huesos.

Jaspe Orbicular: Sustenta. Paciencia. Responsabilidades. Limpia toxinas. Servicio. Respiración.

Lluvia de oro: Energía del Sol. Prosperidad. Abundancia. Éxito. Energía Masculina.

Merlinita: Trabajadores de la magia. Trae energías espirituales a la tierra. Registros Akáshicos y vidas pasadas. Equilibra el Yin y el Yan. Trae armonía en la vida presente.

Ojo de Halcón: Fomenta la visión, intuición y las capacidades psíquicas. Limpia el Chakra raíz y fortalece el físico. Relaja cuello y hombro. Atrae abundancia. Disuelve conductas y patrones negativos.

Ojo de Tigre: Protección. Malas voluntades. Apegos. Bloqueo creativo. Uso correcto del poder. Claridad de intención. Reconocer las necesidades. Resolver dilemas.

Onix: Fortaleza. Sanar penas. Perseverancia. Aprendizaje. Autocontrol. Vidas pasadas.

Piedra del Sol: Inspira luz, alegría y buen humor. Atrae la buena fortuna y el poder regenerador. Corta vínculos con otras personas. Aprender a decir NO. Fomenta la independencia y la vitalidad. Antidepresiva. Confianza en sí mismo.

Piedra Luna: Calma emociones. Intuición. Reflexión. Nuevos comienzos. Hace conciente el inconciente. Tercer Ojo. Equilibra lo femenino.

Pirita: Escudo energético. Flujo de ideas. Éxito. Abundancia. Ansiedad y frustración. Salud y bienestar. Causa de la enfermedad. Memoria y recuerdos.

Rodocrosita: Amor. Compasión. Abandono. Abuso. Afrontar la verdad. Autoestima. Respiración. Asma. Miedos irracionales.

Rosa del desierto: Vidas pasadas.

Rutilo: Integra energías. Miedos. Sanador vibracional. Fobias. Crecimiento espiritual. Ilumina el alma. Antidepresivo. Canalización. Visión. Filtra la negatividad.

Selenita: Claridad mental. Conciencia Angélica. Guía superior. Ancla la luz en la tierra. Paz. Meditación. Protección del hogar. Vidas pasadas. Lectura Psíquica. Alinea los Chakras.

Sodalita: Meditación. Verdad. Lógica. Intuición. Pánico. Fobias. Grupo. Confianza. Confusión mental. Estructuras rígidas.

Turmalina negra: Protege y equilibra. Limpia y purifica. Autoconfianza. Reduce los miedos. Disipa la victima. Equilibra el cerebro.

Volver al inicio