Mantras y Japa Malas

Según algunos sistemas de pensamiento Hindú, antes de la creación existía solo silencio. A través de él, circulaba el sonido primordial, la esencia del universo. Estos sonidos crean vibraciones, que se cree que son las vibraciones energéticas que crean toda la realidad. Cada sonido, también conocido como bijas, vibra con una energía particular y así crea su propia forma única de materia.

Todos los bijas están conectados, así como todos estamos conectados de alguna forma, y se cree que los rishis, que son los grandes maestros de tiempo antiguos, tenían el poder de escuchar esos sonidos y los podían documentar. Ellos descubrieron que bijas específicos energizan ciertas partes del cerebro que pueden ser utilizados para acelerar el crecimiento espiritual, acercar más a la persona a Dios y también crear realidades diferentes. Los rishis utilizaron estos bijas como la esencia de las palabras y sonidos, que le llamaron mantras.

Los mantras son sonidos tan poderosos que pueden actuar sobre el cuerpo, cambiando y reprogramando vibraciones que no estén en la frecuencia indicada (por ejemplo elevando patrones de pensamiento de baja vibración). Estos sonidos ayudan a las células a recordar y recrear la memoria original de un tiempo sagrado en que las células vibraban en completa armonía.

Los sonidos son vibraciones que crean estados específicos de salud. Cada vez que escuchamos una palabra, hay una reacción emocional en el cuerpo, piensa por ejemplo en la palabra madre, o amor o inclusive muerte. Tu cuerpo reacciona a cada palabra con diferentes emociones. Los mantras son palabras sagradas que afectan nuestro cuerpo físico y el sútil también. Nos ayudan a crear estados de paz, de armonía, acercarnos más a un creador universal, balancean los chakras y hasta afectan el aura.

Las meditaciones con mantras

Las meditaciones con mantras utilizan el sonido, descubierto por los maestros espirituales, para conectarnos con la esencia de nuestro ser. Son una combinación de sílabas sagradas que crean una energía que es capaz de afectar nuestro cuerpo físico, mental y espiritual. Nos transportan a nuestro ser esencial y además crean nuevos patrones de pensamiento en el cerebro.

Cuando utilizamos mantras para meditar, primero recitamos los mantras en voz alta, para que puedan ser escuchados, luego siguen un camino interno silencioso visualizando la garganta, el tercer ojo, el corazón, la energía vital y eventualmente todas las células del cuerpo.

La ventaja de estos mantras es que si el mantra que escogiste es complejo y sientes que no puedes pronunciarlo correctamente, no hay problema, los dices como puedes, el efecto es el mismo.

Es importante, en un principio, escoger sólo un mantra, no pasar de uno a otro, ya que el cuerpo tiene que tener tiempo para poder procesar y reaccionar a él. Te recomiendo hacer un mantra todos los días, por 10-15 minutos diarios, por 30 días. De esta forma podrás notar la reacción de tu cuerpo y el cambio en la frecuencia vibracional con ese mantra que escogiste.

Cómo escoger tu mantra

No hay una forma correcta o incorrecta de escoger un mantra, hay muchos tipos de mantra porque hay muchos tipos de personas. Cada cuerpo responde diferente a cada mantra, por lo que tienes que escoger uno que vibre con tu frecuencia, el primero que te llame la atención, no por los beneficios que pueda tener (no lo analices con la mente), sino el que tu cuerpo escoja.

También es posible escoger una afirmación personal como tu mantra, como por ejemplo Yo Soy o tu nombre, también puedes escoger un mantra o de tu religión, como rezar avemarías.

Escoge un mantra que represente aquello que es más bello y sagrado para ti.

Algunos mantras comunes 

Estas son algunas ideas de mantras comunes, puedes buscar en internet más mantras y utilizar el que más te llame la atención, o bien utilizar mantras religiosos, tu nombre o una palabra como amor.

OM: Es el mantra primordial, la sílaba semilla que participa de todos los mantras. Rabindranath Tagore dijo: “Om es la sílaba perfecta, que refleja la totalidad de todas las cosas y la palabra simbólica de lo infinito, lo perfecto, lo eterno. Todas nuestras meditaciones comienzan y terminan con ella.” Podemos utilizarla a modo de saludo, reverencia y bendición al mismo tiempo. Recitarlo utilizando el ritmo natural de la propia respiración, dejando que el sonido se extienda a lo largo de una exhalación completa, repitiéndolo el tiempo que queramos nos abre a una experiencia meditativa instantáneamente.

Om Namo Lakshmai: Lakshmi es la diosa de la prosperidad emocional, financiera y emocional. Los mantras a ella traen riquesas a la vida y buena fortuna.

Om Tara: Tara representa la energía femenina, los mantras a ella evocan compasión, fuerza y sanación.

Om Namah Shivaya: Me inclino a Shiva, la Diosa de transformación que representa el máximo verdadero ser.

Om Shanti Om: Este es el mantra de la paz en el hinduismo, una fórmula súper simple pero poderosa. Formado con la palabra «shanti» que significa paz y dos veces el potenciador sonido sagrado OM. Se puede utilizar cuando necesitamos crear paz en alguno de los niveles de nuestro ser: cuerpo, emoción o mente. Podemos repetir tres veces «shanti» específicamente con la intención de pacificar y elevar el nivel de conciencia. O cuando meditamos, para lograr un estado de relajación profunda, o antes de ir a dormir para tener un descanso celestial.

Om Gum Ganapataye Namaha: En muchas casas y disfrazado de elefante habita Ganesha, dios de la abundancia, a quien por generaciones en Occidente le pusieron un billete en la trompa. Es reverenciado en la India como uno de los dioses más populares. Fantástico, con su cabeza de elefante y cuerpo de humano, Ganesha, el hijo de Shiva, dios de todas las multitudes y elementos, es invocado cada vez que aparece un obstáculo. Utilizando este mantra de reverencia o salutación le pedimos asistencia para correr los obstáculos en cualquier ámbito de la vida y generar éxito y abundancia.
Su pronunciación correcta es Om Gan Ganapataiei Namaha.

Om namah shivaya: Es el mantra de saludo o invocación al dios Shiva, quien muchas veces se representa bailando. Él es el creador, destructor y regenerador del Universo. Su danza simboliza el movimiento del cosmos, con todos sus cuerpos celestiales y leyes naturales que tanto se complementan y se balancean entre el bien y el mal. Era llamado también «puro» o «aquel que purifica mediante la mención de su nombre» y lo que purifica es al ser mismo ya que lo libra de los aspectos ilusorios del ego permitiendo así revelar nuestra verdadera naturaleza interna. Podemos utilizar este mantra cuando no estamos seguros de cuál es la realidad o la correcta dirección que tenemos que tomar, ya que la traducción podría ser: «yo saludo al fundamento de mi conciencia» o «yo saludo a mi conciencia fundamental».
Su pronunciación correcta es: Om nama shivaia.

Gayatri Mantra: Om Bhur Bhuvah Svah Tat Savitur Varenyam Bhargo Devasya Dhimahi Dhiyo Yo Nah Prachodayat: Este mantra es uno de los más antiguos de la humanidad. El sánscrito tiene muchas posibles traducciones pero simplemente lo podríamos leer como: «Tierra Cielo Paraíso, Dios Sol inteligencia adorable, en tu luz medito, nos alegramos de estar en tu luz».
Esta es la pronunciación correcta para recitarlo: om bur buváj suá, tat savitúr váreniam, bargo devásia dímaji, díio io naj prachodáiat.
Por su significado es un mantra poderoso que puede utilizarse tanto como protección como para entrar en estados ampliados de la conciencia.

Hare Krishna: Este es uno de los mantras mas conocidos, popularizados por el beatle George Harrison en su tema My Sweet Lord («Mi dulce Señor») donde entonaba el mantra junto con la palabra «Aleluya», con la clara idea de mostrarle al mundo que ambas son sagradas. El significado de este mantra es una invocación y saludo a la conciencia de Krishna encarnada en Rama, que es la deidad protectora de los indios. Rama representa la encarnación del amor, la paz y la dulzura. Al recitarlo nos conectamos con el placer de su existencia amorosa y nos brinda con su enorme energía espiritual protección al alma.

So ham: Otro mantra muy simple y conocido que se utiliza muchísimo en meditación, la primera traducción podría ser: “yo soy” . Esta afirmación no está hablando del ego, de ese que pensamos que somos, sino de la parte eterna que somos, el espíritu. En su origen el que habla es Brahma, otra traducción sería: “yo soy Brahman”. Inhalar So y exhalar Ham abre la conciencia a lo eterno.

Sat Nam: Sat significa Verdad y Nam significa Nombre. Este mantra nos recuerda que nuestra esencia es la verdad, decir Sat Nam es como decir “reconozco tu naturaleza” o “reconozco la verdad en ti”. Este es uno de los muchos mantras que se utilizan en Kundalini Yoga. Significa “llamo a la verdad” o “la verdad es mi identidad”. Igual que con So Ham, se puede respirar inhalando Sat y exhalando Nam para mejorar las prácticas de meditación.

RA MA DA SA, SA SAY SO HUNG: Es el Mantra de Siri Gaitri, y es cantado para sanar. “Ra” es el sol, “Ma” es la Luna, “Da” es la tierra, y “Sa” es infinito. “Say” es la totalidad del Infinito, y “So Hung” significa “soy Usted”.
“Ra Ma Da Sa” es el Mantra de la Tierra. Y “Sa Say So Hung ” es el Mantra de Eter. Cantar “Ra Ma Da Sa Sa Se So Hung” despierta la energía curativa en ti y en nuestro mundo.

ONG SO HUNG: Significa “Creador, yo soy Usted” Es un mantra para abrir el corazón. Se pronuncia Ong so hang.

WAHE GURU: Es el Gurú Mantra, el mantra del éxtasis. No es traducible, pero cantarlo eleva el espíritu.
WAHE GURU, WAHE GURU, WAHE GURU, WAHE JEEO: “El extasis del conocimiento es mi amado”. Se pronuncia guaje guru o waje guru.

So Purkh: Recitar el poderoso Mantra So Purkh durante 40 días manifiesta la Divinidad en los hombres o en la energía masculina que te rodea en tu vida. Es una hermosa forma de sanar nuestras relaciones en búsqueda de una mejor calidad de vida; se utiliza a menudo para atraer a un hombre de conciencia superior hacia nuestra realidad o bien para tener relaciones más armoniosas con los ya presentes.
¿Para que puedo utilizar este mantra?
So Purkh crea un espacio sagrado en donde la gracia prevalece y permite a la grandeza del alma manifestarse. Trabaja primordialmente con la energía masculina, por lo que se recomienda para los siguientes fines:
– Limpiar el karma de relaciones pasadas con hombres.
– Atraer a tu vida buenos hombres, con una consciencia superior y con los que puedas relacionarte armoniosamente en las diferentes áreas de tu vida: laboral, amorosa, familiar, etc.
– Ayuda a que el hombre para quien lo recitas, viva en su más alto potencial. Puedes recitarlo por quien quieras: padre, hermanos, pareja, hijos, jefes, tíos, etc.
– Disuelve cualquier negatividad en tu relación con cualquier hombre.
– Atraer al alma de un niño divino a través de ti.
– Sanar a cualquier hombre, liberando su más alto potencial.
– Transformar al hombre a quien se dirige en un hombre Divino.
– Atraer a un hombre Divino para que sea tu pareja.
– Hacer que lo Divino se manifieste ante ti.

Meditación con los mantras y los malas

Probablemente has visto los diferentes malas (collares con semillas sagradas) en abundancia, en los útlimos años se han puesto “de moda” cómo u símbolo de la espiritualidad y cómo decoración.

Los malas, al igual que los rosarios, son un hilo circular con semillas o piedras sagradas, que se utilizan para contar la repetición de los mantras. En la tradición Hindú, los malas generalmente tienen 108 semillas o piedras.

Según la tradición astrológica hindú, 108 es un número auspicioso y su número se ve representado en muchos de los símbolos astrológicos. Pero, los malas también contienen una semilla adicional, la número 109, que representa el centro del mundo y la realización de Dios. En esta semilla no se pronuncia el mantra, sino que se da gracias a quienes han contribuido a tu camino espiritual.

Por lo tanto, cada mala es de 109 semillas, 108 de mantras y una para el gurú. También, en muchos malas encuentras una borla, o decoración de hilos, que representa una flor de loto de mil pétalos. Los malas también los encuentras en diferentes múltiplos de 108: 54 semillas, 27 semillas o 9 semillas, con el cual puedes utilizarlo varias veces hasta repetir los 108 mantras.

Cómo escoger, cuidar de tu mala y cuando utilizarlo

Es importante guardar tu mala en una bolsa de algodón cuando no la estés utilizando. Recuerda que el mala es un objeto sagrado que contiene toda tu energía, es una representación de tu espiritualidad más sagrada, no es recomendado utilizarlo en público ni prestarlo.

Ahora, si quieres usar malas en público, puedes tener varios de ellos y utilizar unos cuando estás en público, como decoración o como una representación de tu espiritualidad o tu intención y manteniendo los sagrados en casa, que son los que utilizas para tu práctica espiritual. No hay una forma correcta o incorrecta de utilizar tu mala, pero mi recomendación es guardar el más sagrado en casa para que no absorba la energía de otras personas.

Hay muchas opciones de malas y de diferentes materiales. Los más comunes son hechos de unas semillas pequeñas, que se llaman rudraksha (como el de la imagen), también hay de semillas del ábol de Bodhi o de otros materiales como el tulsi. También hay malas hechos de piedras preciosas, que tienen diferentes energías que afectan a nivel emocional y espiritual. Puedes investigar un poco sobre cuáles piedras son beneficiosas para tu intención y luego buscar un mala que las tenga, o simplemente hacer uno tuyo.

 Cómo utilizar los malas para meditar

Los malas se utilizan para ayudarte en la concentración durante la meditación, también sus piedras o semillas pueden ayudar a elevar tu energía, que junto con el mantra que elijas, puedes llevar tu práctica a un nivel superior.

  1. Escoge tu mantra e identifica tu intención (recuerda que tiene que ser algo siempre en positivo y que te ayude a crecer cómo persona).
  2. Debes meditar preferiblemente todos los días a la misma hora y en el mismo lugar (en lo posible).
  3. Sujeta el mala en la mano derecha, entre tu pulgar y el tercer o cuarto dedo (mira la imagen). Nunca utilices el dedo índice (el segundo) ya que este representa el ego.
  4. Comienza por la piedra principal (Dios), la número 109 (sin decir el mantra en ella), y luego con el pulgar vas avanzando lentamente en cada piedra y recitando el mantra en cada una.
  5. Completa todo el círculo y luego no pases por encima de la piedra 109 ni digas el mantra en ella, si no que te regresas en reversa para completar el círculo nuevamente.
  6. Puedes hacer uno o dos círculos del mala completos al día, dependiendo del tiempo que tengas.
  7. Puedes utilizar música si quieres, es opcional, pero recuerda de poner tu intención y consciencia cada vez que repites el mantra, no es bueno repetirlo en automático sin realmente poner tu intención en el.