Mantras para liberar el alma

En este artículo no quiero explicar qué son los Mantras, para qué se usan y cómo deben realizarse, todo está detallado en la sección destinada a este tema (clic aquí). Aquí me gustaría hablar sobre los Mantras desde mi propia perspectiva, creo que es lo más bonito de este espacio, que yo puedo expresarme abiertamente sobre lo que pienso y he experimentado con cada práctica y en cada proceso, por esta razón he titulado este artículo Mantras para liberar el alma, porque es una herramienta bellísima de sanación y existen muchas, pero estoy segura que esta es muy especial y voy a explicar mis razones a continuación.

Lo que he logrado integrar sobre los mantras es que son decretos o afirmaciones porque son textos, frases, palabras que se repiten una y otra vez. Los decretos son los que nos ayudan exactamente a liberar y a limpiar las creencias y pensamientos que se han “clavado” en nuestro Ser, ¡¡en todo!! En la mente consciente, en la mente subconsciente, en nuestro cuerpo físico, en las emociones, en las acciones, en nuestra piel, en nuestras células. Estas creencias han determinado lo que somos y cómo somos, y es todo este set de creencias limitantes lo que se ha convertido en nuestra realidad, así que si queremos transformar esta realidad, la actual, la que tenemos, la que quizás no nos esté haciendo felices o del todo felices la única manera es reemplazando esas creencias. No hay otra opción. Es como lo describí en otro artículo, vaciar la vasija para llenarla con algo nuevo y ojalá mejor.

Entonces decretar es fundamental para sanar, y debemos volverlo parte de nuestra rutina, cada día, todos los días, con total conciencia, decretar y afirmar, mientras meditamos, mientras cocinamos, mientras hablamos, internamente y externamente decretar y decretar, y el mejor ejemplo de todo esto es la práctica del Ho´oponopono.

Un mantra es exactamente esto pero con más poder. Un mantra es una frase que ya está programada para ayudarte a sanar, para liberar a tu alma de las ataduras terrenales. Los mantras además se pueden cantar.

Yo tengo varios mantras que me encantan:
So ham.
Sat nam.
Ong so hung.
Wahe gurú.
So purkh
Om Bhur Bhuvah Svah Tat Savitur Varenyam Bhargo Devasya Dhimahi Dhiyo Yo Nah Prachodayat.
Hare Krishna.
Ra ma da sa, sa say so hung.
Pero con el mantra Om Gum Ganapataye Namaha ¡algo me pasa muy extraño! No puedo explicarlo, es una sensación en mi cuerpo de alta vibración, literalmente siento que mi cuerpo se eleva, que mi piel se exhalta, que mis sentidos se agudizan, que estoy en otro lugar fuera de este planeta.

Permítete vivir esta experiencia sin expectativas, simplemente comienza a… como digo yo… “mantrear”, elige el mantra que mejor te vibre, aquel en el que tu corazón se sienta en paz y hazlo sin esperar, hazlo desde el más completo amor y compasión, permítete experimentar, pídele ayuda a tus guías para que te dirijan al Mantra con el que puedas conectarte desde el corazón y fluir con la energía que necesita tu alma para liberarse y sanar, y al encontrarlo intégralo en tu vida con amor y fe, decrétalo cada día y verás los hermosos resultados.

Gracias por recibir con tanto cariño y te espero el día de hoy en la transmisión en vivo en las redes sociales para profundizar en este tema ya que además enseñaré a usar la Japa Mala para hacer los Mantras, si no puedes asistir queda grabado.

Con amor.

Diana Luna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
5 × 26 =


error: Content is protected !!