Estoy amándote

Quiero pedirte que por favor cierres tus ojos y comiences a respirar profundamente. Conéctate contigo por unos minutos y al abrir tus ojos pregúntate para ti qué es amar a otro. Un día, estando en mi relación de pareja más importante, tuve un despertar. Fue maravilloso porque es cuando se logra comprender algo que nunca antes se había entendido, se puede ver con los ojos del corazón y esta es una verdad diferente a la que habíamos creído.

Al vivir el proceso de despertar espiritual, se debe tener mucha consciencia sobre lo que se viene en adelante, uno creería que a partir del despertar todo será como el paraíso soñado y las cosas fluirán en la armonía perfecta, pero en realidad es un proceso que toma un tiempo y que desde el principio conlleva una responsabilidad que se debe asumir con mucha sabiduría. Es comprender que comenzamos a ver diferente, que llegan maestros, que estamos sanando, que recibiremos señales, que percibiremos los acontecimientos como crecimiento y sobre todo que puede doler, porque aparecerán las situaciones exactas para que se dé ese crecimiento, es la prueba de fuego y no se sabe cuánto tiempo puede durar.

Es muy importante tener claro que esto se basa en el aprendizaje y la misión que cada uno viene a experimentar. Es distinto en cada caso y para esto es importante conocerse. Yo comencé con mi despertar espiritual hace muchos años, han pasado muchas cosas durante este tiempo y después de estudiarme mediante muchas herramientas como la numerología, la astrología, la meditación y la práctica de Yoga, pude comprender que mi proceso en esta vida está basado en las relaciones de pareja. Es lo que vengo a sanar y por esto siempre fue mi trabajo más difícil.

En esta situación de pareja, en un momento crítico que me llevó a vivir un duelo muy complejo, que a su vez me llevó a interiorizar y reflexionar sobre lo que estaba sucediendo y a reconocer que era mi responsabilidad y no la del otro, y que era yo la que traía creencias y comportamientos arraigados de mi infancia, de lo que había aprendido, de lo que vi, de lo que experimenté y se me codificó en la mente (el ego), en este proceso logré ver por primera vez qué era amar a alguien más. Quizás muchas personas lo vivan con sus hijos, este amor tan generoso, compasivo, expansivo, inmenso, es un amor único. Este amor de madre yo no lo he vivido, así que pensaba que probablemente lo experimentaba con personas que fuesen importantes para mi, pero aún así, mi historia ha sido particular porque tampoco tuve a mis padres entonces era un amor que estaba de alguna manera retenido.

En este duelo decidí sacrificar mi satisfacción personal por la del otro, entendiendo que si yo tenía que soltar para que fuera feliz incluso siendo yo infeliz y pasando por un periodo de dolor estaba dispuesta a hacerlo. En ese momento, en ese despertar, recibí la información en mi mente y en mi corazón y ahí por fin, comprendí qué es amar verdaderamente a otro. Wow este amor es increíble y realmente es algo que no conocía, pero es hermoso. Es como si el corazón que muchos tenemos endurecido, que quizás ha sido abandonado, maltratado, y que ha sufrido, por fin se expandiera soltando y sanando. Estaba comprimido y reprimido, pero resulta que era gigante y podía ser tan grande como yo misma decidiera que fuera. Este corazón estaba temeroso, estaba frío, olvidado. Pero estaba allí esperando impaciente por el momento de salir. Algún día iba a expresarse y gracias a él, a esta pareja, lo hizo.

Y en este proceso mío, siempre motivándote a que te ames y te empoderes, incentivándote para que te llenes de valor, te reconozcas y confíes en lo que eres, también tengo que decirte aprendiendo de mi propio dolor que me enseñó lo que es amar al otro, que todos somos uno y no hay separación, que amarse así mismo también es amar a otros, que te mires en ese espejo que te refleja quien eres, que reconozcas en el otro a un maestro que vino a enseñarte y a ayudarte a evolucionar, que amarte también es sentir su dolor, sentir compasión, comprensión y desapego. Que para amarte debes amar a alguien más, que cualquier relación requiere de este amor y finalmente nuestra vida se basa en relaciones con otros.

Ahora te pregunto, ¿estás amando al otro?

Diana C.

2 comentarios de “Estoy amándote

  1. Nayibe Carabali Donney's dice:

    ¡Hola Diana esto es verdad, viví el mismo proceso y mi refugio fue Dios y mis hijos que me dieron la fortaleza de seguir adelante y luchando para salir de ése trance y conocer el camino espiritual de verdad que uno vive un mundo terrenal “Muy bonito ” y de un momento a otro se desmorona y uno se confunde pero ahí está él “Dios” te pone a doblar rodillas pero lo más lindo te ilumina el camino espiritual y te dice ” Primero Yo no lo olvidará nunca” y después si a lo demás .

    • Diana C. dice:

      Hola Nayibe, me encanta lo que me dices, realmente Dios es todo y tiene el poder de nuestra vida, así que lo mejor es entregar la situación y que se haga su voluntad. El camino espiritual es hermoso y vale la pena dar el paso, involucrarse, practicarlo e incorporarlo cada día de nuestra vida. Esto es tan poderoso que ahí es cuando comienzan a ocurrir los milagros y liberarse de lo que no nos hace bien es uno de esos milagros. Bendiciones para ti!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

error: Content is protected !!