Es hora de soltar

No puedes decirle a Dios cómo y cuándo responder a tus peticiones. Me encuentro frecuentemente con personas que están esperando, con absoluta certeza, que lo que desean sea realizado a su manera y que Dios se manifieste de la forma que cada uno quiere lo que es una forma inconsciente de pretender tener todo bajo control. Y pero aún, controlar a Dios. Claramente el control no es una de las esencias del amor y si Dios es amor entonces el control sería lo opuesto, sería miedo, miedo a lo desconocido, a la incertidumbre y a no conseguir lo que se quiere, y en el fondo ese miedo pretende imponer para que de alguna forma se realice lo que queremos, pero eso que queremos no es necesariamente lo que necesitamos y por el contrario el amor siempre va a velar por nuestro bienestar, el amor dará justo lo que se requiere en el momento perfecto.

No está mal tener miedo porque finalmente estamos teniendo una experiencia terrenal para aprender desde todas las emociones y la más importante es justamente el miedo, pero lo que me parece realmente interesante es que sea una manifestación inconsciente, las personas no se dan cuenta del nivel de control en el que han vivido toda su vida, pretendiendo, pidiendo, imponiendo y esperando, esperando una señal, esperando un milagro y esperando un suceso mágico. Pero pregunto, ¿porqué? ¿porqué esperas que se haga cómo tú lo quieres? ¿porqué es importante para ti? ¿porqué sería una obligación para Dios? ¿porqué estás esperando controlar la respuesta, el momento o la forma?

Te pido que reflexiones por unos segundos en esas preguntas. ¿No crees que eso no tiene sentido? Realmente no estarías fluyendo sino viviendo desde las necesidades terrenales para obtener deseos materiales, y aunque estamos aquí para experimentar desde lo terrenal Dios es la conexión directa con la espiritualidad, es lo opuesto, es ese otro cuerpo celeste que también es importante y que genera un equilibrio. Entonces, esos apegos terrenales generan dependencias y enfermedades, enferma no tener la respuesta que se quiere tener. Enferma no tener el control.

Las personas se preguntan ¿porqué no recibo respuesta? ¿porqué no se cumplen mis peticiones? es porque se pide desde el miedo. Esa es la respuesta.

Bendice y ama tu control para que se transforme en fluidez con total amor.

Diana Luna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
16 × 15 =


error: Content is protected !!